Borgen

Posted on 9 marzo, 2015 by oscar

Esta es la nueva serie –de la que sólo me quedan 2 capítulos por ver de su tercera y última temporada– que me ha enganchado. Es una especie de Ala oeste de la Casa Blanca, pero en danés, aunque comparando la forma de entender la política y la sociedad que enseña parece un país muy lejano.

Las vivencias de una primera ministra moderada –moderado es el nombre del partido al que representa- en un gobierno de coalición centroizquierdista, muestran una envidiable democracia sana y reformable, es verdad, pero también asentada en principios irrenunciables que ya quisiéramos para nosotros, ahora que la moda es querer exportar aventurismos con muy malos referentes.

Los partidos que existen en la serie tienen nombres ficticios pero son claramente reconocibles, los liberales de centro derecha, los laboristas, los moderados de la primera ministra –una especie de centro progresista al estilo radical francés-, la izquierda solidarista, la extremaderecha xenófoba o los verdes, generan un escenario donde pese a las diferencias ideológicas existe un respeto a las instituciones tan alejado de nuestro modo de entender la gestión del país, que nos resulta incluso a veces mentira que sea posible que exista. Las intrigas palaciegas, la crisis económica o los problemas cotidianos del país, son mostrados con gran acierto en una serie que para mi, huye de los tópicos y las de lecturas facilonas y populistas de la política a las que somos tan dados. Claro que ellos son daneses y nosotros somos los de “todos son casta menos yo” y el “o conmigo o contra mi”.

Supongo que me ha gustado mucho esta serie, de la que no espero a escribir a que termine por miedo a contarles el final, porque además de bien hecha me siento muy cómodo en su forma de entender la política y me encuentro reconocido en ella: la política como servicio público, a la sociedad, con honestidad y respeto, no solo a la ley sino a la inteligencia de la ciudadanía. Y en la primera ministra moderada, encuentro reflejados también muchos valores y similitudes con las cosas en las que yo creo: un modelo progresista que busque la centralidad como punto de encuentro de la sociedad y que entienda que frente a dividir hay que optar por sumar. Y que esa centralidad es básica para que las reformas y cambios profundos que nuestra sociedad necesita sean asumibles por la mayoría sin dejar a nadie atrás. Sin necesidad de estridencias y con los pies en el suelo.

Les recomiendo esta serie. Recuerden, se llama Borgen, es una serie política y refleja como me gustaría a mi que fuera la nuestra.

Esta entrada fue archivada en Que país. Enlazala aqui permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>