El origen de mi barba

Posted on 11 enero, 2015 by oscar

Cansado ya que está uno de que me digan que llevo look “hipster” o de que voy a la moda, quiero hacer una reivindicación de mi barba, que no es una barba cualquiera. Bueno, es una barba común, con sus pelos como todas las demás y eso… pero es una barba de procedencia obrera y sindical. Nada de modas de portada de revista masculina, ni rollo “indie” ni nada por el estilo. Mi barba es una barba de clase, específicamente de clase obrera. Una barba de las comisiones obreras… jajaja, y eso es porque la idea y la ejecución de dejarme barba nació desde una reivindicación laboral en mi Ayuntamiento, donde creo que más o menos por el año 2001 decidimos desde el Comité de Empresa y la Sección Sindical no afeitarnos para protestar por algo, que no recuerdo bien lo que era, porque por esos años estábamos todo el día de conflictos laborales con el Equipo de Gobierno, pero lo que es seguro es que fue algo así como en plan “hasta que no lo logremos no nos afeitamos”… y me consta que lo logramos –fuera lo que fuera– porque otros compañeros se afeitaron pero yo, que era ya dado a dejarme perilla en plan “Robin Hood” de vez en cuando y patillas y esas cosas de jugar con la barba de uno mismo como si fuera un Mr. Potato, pues me la dejé puesta y aquí ha estado conmigo desde entonces.

Por eso, este domingo por la tarde, entre papeleo y expedientes, webs y proyectos… he decidido que era un buen momento de decir que mi barba no es ni “hipster” ni “lumbersexual” y reinvidicar su origen obrero y de clase. 😉

Esta entrada fue archivada en Miscelanea. Enlazala aqui permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>