Liberales

Posted on 16 diciembre, 2014 by oscar

He terminado el libro de la economista liberal María Blanco, Las tribus liberales: una deconstrucción de la mitología liberal. Una obra muy didáctica, a veces un poco difícil de seguir si no estas muy enterado de las diferentes corrientes de pensamiento liberal, pero que permite comprender la ardua tarea que tienen los divulgadores liberales o libertarios para hacer entender que no tienen nada que ver con la derecha conservadora que se camufla bajo la etiqueta de liberal para justificar un intervencionismo real y práctico muy acentuado.

¿Hay liberales en la política española? Sin duda, aunque sobre todo subsistan en el debate académico, pese a que en todos los partidos haya corrientes más o menos públicas de liberalismo, pero ningún partido -y mucho menos, el PP pese a que se autoproclama liberal- puede decir que aplica políticas verdaderamente liberales.

Para aclarar con detalle esta verdad, evidente para algunos pero concienzudamente manipulada para la inmensa mayoría de la sociedad, unos pocos “locos” del liberalismo se empeñan en combatir la idea de que el PP es un partido liberal o de que los liberales se comen a los niños crudos.

Así resume la autora en la sinopsis del libro su objetivo:

¿Quién es quién en el mundo liberal?Libertarios, anarcocapitalistas, austriacos, minarquistas, socioliberales…son algunas de las distintas corrientes ideológicas dentro del pensamiento liberal. Para los miembros de cada ideología las diferencias en tre ellos son claras y evidentes, pero no así para el conjunto de la sociedad. El objetivo de este libro es explicar el origen del liberalismo y cuáles son sus grandes familias. Pero, sobre todo, esta obra que deja claro que, a pesar de las diferencias, los matices y las discusiones de salón, la defensa de la libertad individual es el tronco central que une a todos los que, desde su posición, en su medida y en su estilo, tratan de estudiar, difundir y hacer realidad los principios liberales.

Es evidente, que al menos en la inopia política de nuestro país, las etiquetas ideológicas son bastante complicadas para que calen en la simpleza habitual del lenguaje político. Mientras más allá de nuestras fronteras, las ideas políticas se debaten por su nombre y no hay problemas en que existan corrientes de pensamiento amplias y diversas, como liberales, conservadores, democristianos, socialistas, comunistas, ecologistas, socialdemócratas, social-liberales, reformistas, radicales, nacionalistas, soberanistas…, aquí todo lo resumimos en “o eres del PSOE o del PP” y ahora ya para arreglarlo en “eres de PODEMOS“, sin saber si ser de esas cosas, es ser galgo o podenco. Todo vale. Se puede  sentir uno cómodo en casi cualquiera de las etiquetas de pensamiento político antes enunciadas y ser parte de casi cualquiera de esos partidos. ¿Tu eres de izquierda o derechas? No. Tu eres del PP o del PSOE o de IU o del PNV…, ¿que no eres ni de izquierdas ni de derechas sino todo lo contrario? Pues puedes ser también de todos los anteriores y también de Podemos.

Con estos mimbres, queda claro que María Blanco y sus colaboradores del Instituto Juan de Mariana, tienen un difícil trabajo para lograr borrar de la cabeza de los ciudadanos, la idea de que Esperanza Aguirre, por mucho que se canse de repetirlo como un mantra o los agitadores en medios de comunicación conservadores son parte de la familia ideológica liberal.

Se comparta o no, uno o algunos de los planteamientos realmente liberales, es de reconocer que ganaríamos mucho como sociedad si supiéramos  y entendiéramos de verdad que el modelo económico actual no se basa en el liberalismo, entendido como John Stuart Mill y otro propugnaron, sino en un intervencionismo obsceno hecho a la medida de unos cuantos oligopolios en los aledaños del poder. Los que aparecen en los medios de comunicación como los liberales de nuestro país -no los que realmente lo son- no trabajan para la libertad de los ciudadanos, tanto económica como personal, sino para unas cuentas empresas que hacen negocio a costa de legislaciones a medida y para imponer un modelo de sociedad contrario a la autodeterminación de las personas. Nada más contrario al concepto clásico y verdadero de liberalismo.

Compleja tarea tiene los liberales/libertarios de diferente pelaje para lograr que su mensaje llegue a la sociedad. De momento, este libro lo intenta. Y un servidor, está encantado de leer obras así, que invitan a pensar y a debatir, porque no compartir las ideas con otro, no es sino una invitación a intentar comprenderlas y después rebatirlas -si es que no las haces propias-. Esa es la esencia de la libertad de pensamiento. No sólo pensar libremente sino poder compartirlo con los demás.

Esta entrada fue archivada en Cosas de casa, Libros, Mundo mundial, Que país. Enlazala aqui permalink.

One Response to Liberales

  1. Luis Vioque says:

    Me ha gustado mucho la entrada ya que invita a investigar más sobre un pensamiento que, y hablo personalmente, antes entendíamos de una manera y tras su estudio, o basta con una mínima información, hace replantearse posicionamiento a ideológicos que, se quiera o no, cada uno albergamos. (Aunque ahora esta de moda ser neutros).
    A mi el estudio de esta tendencia ideológica me hizo replantearme mi posicionamiento ideológico dándome cuenta que lo que entendía por socio liberalismo era socialdemocracia, o lo que era liberalismo radical, no es mas que no conservadurismo.
    En fin, un debate muy interesante, el de las tendencias e ideologías políticas, que deberían estar presentes en los pensamientos más íntimos de cada uno de los ciudadanos (sea cual sea su tendencia).
    Enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>