Para empezar el curso, las cosas claras…

Posted on 1 septiembre, 2014 by oscar

Para empezar septiembre con buen pie, lo hago con esta entrada donde detallo la “evolución de mi riqueza” desde que entré en el Ayuntamiento como concejal de la humilde oposición, allá por enero del 2004 –hace ya más de 10 años– hasta hoy. ¿Los motivos? Primero que no tengo nada que esconder de mi paso por el Ayuntamiento. Segundo, que me da la gana. Y tercero, que me apetece mostrarlo -sobre todo- a aquellos que no dejan de lanzar su rencor por las esquinas -o las barras de los bares-, poniendo en mi cuenta corriente, en mi garaje, en mi vida… cosas que sólo existen en su fea cabeza o que probablemente ellos sí tendrían en la suya en el caso -mal caso– de que los vecinos les hubieran dado la responsabilidad de gestionar varios millones de euros, como concejales del Ayuntamiento.

Y es que uno, está un poco -bastante- harto de ver como en el país del 25% de economía sumergida y el “mejor sin IVA” los que estamos en la política, ya sea de manera ocasional, temporal o profesional, no somos sospechosos de nada, somos directamente culpables de cuantas atrocidades quieran colocarnos. Y ya está bien. En la política hay tantos golfos por metro cuadrado como en las asociaciones, el clero, el ejercito, el mundo de la empresa y la vida cotidiana. El que ve normal llevarse los folios del trabajo o unas herramientas del taller, es el mismo que si puede recalificarle un terreno a su primo de forma fraudulenta o pedirle un 3% a un proveedor, lo hará. Y por supuesto que hay que erradicar la corrupción y la golfería de todos los ámbitos de nuestra sociedad: de los Ayuntamientos, de las comunidades de vecinos o de la cofradías… empezando con un principio básico, el de la tolerancia cero, pero lamentablemente esto es España, un país donde los Giles, Fabras etc…, cuentan y mucho me temo que contarán -ellos o sus émulos a otros niveles que en todos sitios los tenemos– con la simpatía y al apoyo de muchos ciudadanos que con su voto, esperan, siempre, recibir su compensación a cambio. Acostumbrado que está uno ya de ver como algunas de las caras que ve sentado en asambleas pidiendo el fin de la casta o la de la señora que escuchas ponerte a parir en la calle, son las mismas que luego uno ve intentando sacar tajada por detrás, ya sea en forma de enchufe laboral, exención de pago de impuestos o cualquier barbaridad a la que se crea tener derecho, porque si, “porque lo valen”.

Lo dicho, nada que ocultar, nada de temer y nada que lamentar, salvo haber tenido “la mala suerte” de ejercer como alcalde durante 8 años –de los cuales al menos 6- marcados por la brutal crisis económica y la limitación de recursos a lo que se ha sumado un escenario institucional de nula colaboración -con trasfuguismos reiterados, mociones de censura en ciernes…-, lo que te deja la sensación de no haber podido hacer todo lo que tenías previsto para darle, aun más de lo que ya le hemos dado, la vuelta a este pueblo.

Por lo demás, orgulloso de saber que he dejado -junto a mis compañeros, los que están y los que han estado- lo mejor de mi tiempo, conocimiento y compromiso para lograr algo inimaginable hace pocos años: hacer posible un gobierno progresista en este pueblo, sin renunciar a valores e ideas, siempre con respeto democrático y sin estridencias. Ahora, dentro de unos meses, los vecinos decidirán lo que quieran con su voto libre y secreto. Como tiene que ser…

Pero bueno, después de esta “charleta“, vamos a lo que íbamos.

Comenzamos:

Cuando tome posesión del acta de concejal en Manzanares El Real allá por enero del 2004 -incorporándome como concejal a las tareas de oposición frente a un gobierno donde los cuatro concejales del PP le habían dado la alcaldía a Mª Teresa Monroy, pese a ser esta la tercera opción votada por los vecinos- ya llevaba trabajando en los servicios públicos del Ayuntamiento de Tres Cantos varios años -desde 1996- y presenté como es preceptivo -aunque no todos los concejales lo hagan- mi declaración de bienes en el Ayuntamiento. Era esta:

Patrimonio inmobiliario:

50% de una vivienda en Manzanares El Real (2001),  16,6% de una vivienda heredada en Tres Cantos (1993) y 5% de una vivienda heredada en Madrid (1993).

Hipotecas:

120.000 euros con el Banco de Santander.

Acciones y participación en sociedades:

Ninguno

Vehículos:

Ninguno

La vivienda de la que tengo propiedad en Tres Cantos corresponde a la parte que me corresponde como heredero tras el fallecimiento de mi madre en el año 1993 y la vivienda en la que participo con otro porcentaje en Madrid, es la parte que me corresponde a partir de entonces como heredero de mi madre, junto a mi hermano, de la parte de la vivienda de mis abuelos.

Cuando soy elegido alcalde en el año 2007 mi declaración de bienes sigue siendo igual que la primera que presenté. Durante esa legislatura -2007/2011- mi declaración de bienes se modifica por dos hechos:

  1. En el año 2008 fallece mi abuela materna, por lo que el porcentaje como heredero de la vivienda de Madrid aumenta desde el 5% al 12,5% -porque el 25% que nos corresponden como herederos de mi madre en dicha casa, se reparte entre los dos hermanos-.
     
  2. En el año 2009 mi padre, mi hermano y yo, hacemos ante Notario una Declaración de herederos en vida sobre la vivienda coparticipada de Tres Cantos, por lo que paso a contar con el 50% de la propiedad, teniendo que aumentar para ello la hipoteca existente hasta llegar a los 194.000€, trasladando dicha hipoteca desde el Banco de Santander a Bankia.

Por tanto al terminar la legislatura 2007/2011 mi declaración de bienes queda de la siguiente manera:

Patrimonio inmobiliario:

50% de una vivienda en Manzanares El Real (2001),  50% de una vivienda heredada en Tres Cantos (1993 y 2009) y  12,5% de una vivienda heredada en Madrid (1993 y 2008).

Hipotecas:

194.000 euros con Bankia.

Acciones y participación en sociedades:

Ninguno

Vehículos:

Ninguno

En la legislatura en la que estamos -2011/2015- continúo con todo igual en cuanto a Patrimonio Inmobiliario y participación en sociedades -aunque algo habrá bajado el importe de la hipoteca pese a que casi todo lo que se paga sean intereses-. La única novedad es que he comprado un vehículo en el año 2013 -previo aprobado del carnet de conducir claro- por el que pago 155€ mensuales de cuota.

Patrimonio inmobiliario:

50% de una vivienda en Manzanares El Real (2001),  50% de una vivienda heredada en Tres Cantos (1993 y 2009) y  12,5% de una vivienda heredada en Madrid (1993 y 2008).

Hipotecas:

194.000 euros con Bankia.

Acciones y participación en sociedades:

Ninguno

Vehículos:

Ford Transit (2013)

Pues esto es todo lo que hay. Explicado y detallado.  Esta es la evolución de “mi riqueza” durando los años que llevo en el Ayuntamiento -en la oposición y en el gobierno– desde el año 2004.

  • Cuentas corrientes tengo dos: una en ING Direct y otra en Bankia. Ninguna en Suiza ni en paraísos fiscales.
  • No tengo ninguna sociedad inmobiliaria ni empresa de servicios, ni nada por el estilo.Mis únicas aportaciones a empresas u organizaciones, son las que realizo a título individual a algunos proyectos periodísticos -eldiario.es, infolibre…- o a entidades como Greenpeace, Amnistía…

Todos estos datos personales, han estado siempre presentados ante la Secretaría del Ayuntamiento de Manzanares El Real desde el minuto 1 de mi elección como concejal. Pero además, desde el año 2007, los 4 concejales progresistas de nuestro pueblo los hemos hecho públicos en la web del Ayuntamiento e incluso los hemos dado a conocer en la revista del Ayuntamiento o en la hoja DeManzanares. Es decir en 5000 revistas que se embuzonan en cada domicilio ¿Por qué? Porque lo dijimos siempre: manos limpias, bolsillos transparentes y la cara bien alta.

A nosotros, a los Progresistas de Manzanares El Real se nos podrán criticar muchas cosas, discutir nuestras prioridades políticas o reprochar los errores que cometamos, pero nunca, nunca jamás acusarnos sin mentir de falta de honestidad o de ocultismo. Todos estos datos -los de los 4 concejales progresistas- los hemos hecho públicos desde siempre porque hemos querido y porque hemos creído en ello. Ahora, por fin, es norma obligada para todos. A ver si cunde el ejemplo…

Que quieren que les diga… ya les gustaría a algunos, pero ¡NO!. No somos casta. No somos caspa. Como dijo Gabriel Celaya:

Nosotros somos quien somos.
¡Basta de Historia y de cuentos!

Esta entrada fue archivada en Cosas de casa, Te recomiendo. Enlazala aqui permalink.

4 Responses to Para empezar el curso, las cosas claras…

  1. Hola Oscar.
    Solamente decirte que soy vecino de Manzanares y creo que tu gestión ha sido y está siendo excelente.
    Espero que en las próximas elecciones sigas encabezando la lista progresista (aunque tu texto me ha sonado un poco a despedida,- espero estar equivocado)
    Un cordial saludo,
    Carlos.

  2. Luis Vioque says:

    A ver si cunde el ejemplo en éste Ayuntamiento (con el resto de partidos políticos) y en el resto de Administraciones, aúnque mucho me temo que como no sea por imperativo legal, alguno/a no les gusta la idea de mostrar su patrimonio, en fin …

    En referencia al anterior comentario, espero que no sea una despedida del panorama político municipal en Manzanares el Real, jejeje

    Un saludo y a seguir así.

  3. Aida Casado says:

    Soy vecina muy reciente de Manzanares y me ha sorprendido una actitud tan defensiva. Será que no frecuento los bares lo suficiente o que es poco el tiempo que he vivido en Manzanares, pero por sus palabras, que he leído en la revista nada más llegar y ahora aquí, pareciera que el pueblo esta en pié de guerra contra su gestión, que es algo que no he percibido en absoluto. Creo que no estará entre sus funciones principales defender su gestión, porque las cosas bien hechas se defienden solas y en campaña. Me parece estupendo que muestre la evolución de su patrimonio, porque usted maneja dinero de todos, no por el pueril argumentario que esgrime: no tengo nada que esconder, me da la gana y me apetece. El político que trampea lo hace con el dinero de todos, entenderá que no es comparable lo que usted compara, piense Oscar, que al empresario no lo eligen ni lo quitan los trabajadores. Usted ocupa un puesto de confianza, si dejamos de confiar en usted, perderá su puesto. Me encanta Manzanares y no me está gustando la imagen que da su alcalde. Nos lo jugamos TODO a dónde ponemos el foco. Imagino que esto será una estrategia muy pensada, pero en mi humilde opinión, no le favorece en absoluto, el papel de víctima rara vez lo hace. Si no quiere despedirse de la alcaldía, ponga usted el foco en hacer la mejor gestión posible y en contárnosla a los ciudadanos con la mejor argumentación y transparencia que pueda, lo demás es un insulto a la inteligencia de los ciudadanos. L

  4. Lamento profundamente que haya tenido la sensación de que este artículo de mi blog personal, está en clave defensiva. Todo lo contraría era mi intención. Es un artículo al ataque. No porque haya un pueblo en pie de guerra contra mi gestión, que evidentemente no es el caso, porque la gestión que hemos realizado en estos siete años es, pese al complejo escenario adverso con que contamos -minoría absoluta política y adversa situación económica- muy positivo a nuestro entender, sobre todo en fomento de políticas públicas – deporte, cultura, juventud, educación-, así como en inversiones y mejoras de instalaciones -centros escolares, gimnasio, casa de juventud, oficina de turismo, fallido temporalmente centro de día….-, sino porque ya está bien de que una minoría, muy ruidosa en las redes sociales, se dedique a difamarnos cuando la transparencia de nuestra gestión y nuestra honestidad es incuestionable.

    Yo soy el alcalde de este pueblo debido a que he sido el candidato más votado en dos ocasiones, pero soy también un vecino más, que tiene todo el derecho de defender su honor ante los ataques mentirosos – y casi siempre anónimos- que se hacen contra mi persona por parte de quienes a izquierda o derecha, solo saben destruir en lugar de construir. La última -difundida a viva voz y en correos electrónicos y redes sociales- se refiere a que me han regalado una moto eléctrica hace dos meses. Y hay días Aida, que uno dice, pues ya está bien. Y lo hago por los medios que tengo.

    Entre mis funciones no, mi función única es gestionar y aplicar políticas cumpliendo un programa electoral y adaptándolo a las nuevas realidades y situaciones, pero también está defender mi gestión, explicarla y difundirla. Y como persona, como vecino como usted que vive en este pueblo, que tiene una vida normal como la suya, con hijos, con amigos, también tengo el derecho a defenderme de las mentiras que se dicen -por muy minoritarias que sean- porque yo si me siento afectado directamente en mi vida personal o en mi entorno, por esa generalización que se hace de quienes nos dedicamos temporalmente a la cosa pública.

    El alcalde de un pueblo como este no es como el de una gran ciudad, que vive alejado de la gente, con sus asesores, sus casas anónimas… Aquí los concejales somos gente común, que nos tomamos las cañas en los mismos bares que los demás y que acompañamos a nuestros hijos al colegio, jugamos con ellos en los parques y hacemos compra y que no tenemos porque permitir que se nos insulte.

    Reitero que lamento que haya entendido que estaba a la defensiva o que ejercía el papel de víctima. No era mi intención. Ni mucho menos cambiar el foco de lo que realmente importa -aunque la transparencia de los cargos públicos es muy importante- que es la gestión que realizamos y el proyecto vecinal progresista que desarrollamos. Pero entre mis defectos o virtudes, según el caso, está en expresarme con libertad y vivir con normalidad. Y en mi blog, como en mi participación en las redes sociales, actúo así. Sin cálculos ni estrategias. Que puede que no sea lo mejor, pero es como soy.

    Un saludo cordial,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>