¿Somos una sociedad informada?

Posted on 27 agosto, 2014 by oscar

Discrepo y mucho de ese “mantra” -que nos hace sentirnos muy importantes- por el cual somos la generación –y no me refiero a edad sólo– más informada, lo que nos hace creernos que nuestras opiniones son las que valen, porque nacen de un razonamiento elaborado y contrastado. Discrepo. Somos sin lugar a duda la generación más conectada, es decir, somos los que más nos enchufamos a la red, para ver twitter, Facebook o navegar, pero ¿eso hace que uno esté mejor informado y con mayor capacidad de elaborar análisis propios y sacar conclusiones? Estoy convencido de que no. Y lo estoy, porque la inmensa mayoría de lo que se puede ver en la red es falso, tergiversado y manipulado. Tanto como lo puede estar la información oficial que recibimos por los canales habituales y tradicionales (televisión, radio o prensa escrita). Casos concretos tenemos muchos, empezando por esos lanzamientos virales de campañas que recogen premisas falsas para reforzar el resultado que se quiere lograr. En los últimos años muchos y con grandes resultados que han logrado convertir en “verdades populares” grandes mentiras.

En eldiario.es había un artículo hace unos días donde se reflexionaba sobre esto, centrándolo específicamente en otro gran “mantra” que se está construyendo en torno al surgimiento de una nueva fuerza política, Podemos, que tiene todo el derecho a existir y toda la legitimidad para plantear sus propuestas, pero que parece dotada de un anillo de protección que convierte en amigo de Botín o miembro de “la casta” -otro término donde puede caber todo el mundo o nadie, al gusto del consumidor- a quienes critican con argumentos, motivos o sin ellos, sus propuestas, a sus dirigentes o lo que sea.

Al hilo de esto, me vienen a la cabeza la opiniones publicadas en un medio de comunicación por un miembro de Podemos, que se muestra orgulloso de serlo y que se reclamaba en las mismas como elemento muy informado de todo lo que pasa en nuestro pueblo y muy capacitado, por supuesto, para gestionarlo y que mostraba – con todo su derecho-, su voluntad de ser concejal, donde ¿dejaba caer? no, afirmaba con una gran seguridad –la que debe dar el afirmar, erróneamente  que asiste a todos los Plenos del municipio y está al tanto de todo lo que pasa- que este Ayuntamiento tiene “deuda enorme”. Si, así. Una deuda enorme. ¿Datos que lo avalen? Ninguno. ¿Para qué?

Este vecino, por poner un ejemplo, ¿manipula? ¿está manipulado? ¿tiene información? y si la tiene -porque es pública y no solamente se da cuenta reiteradamente en esos Plenos, a los que dice que va siempre, aunque no sea verdad, sino que está publicada en la web, revista municipal…– y falta a la verdad diciendo esto ¿es realmente alguien informado? Estoy convencido de que no. Creer que lo está sin duda, pero no es real, porque no se ha molestado en buscar la información, contrastarla y analizarla. Simplemente se ha hecho eco de una idea, ampliamente divulgada, en que todos los Ayuntamientos tienen una deuda enorme creada sin duda por la mala gestión de esos malvados concejales de la casta, que están en connivencia con banqueros y constructores para expoliar a sus vecinos.

Si esto sucede con información contrastable y cercana ¿podemos hacer un paralelismo sobre lo que sucede con las opiniones que generamos acerca de cosas más lejanas y complejas, como la crisis de Oriente Medio o la deuda externa?

A esto me refería con la reflexión y a esto también se refiere el articulista de eldiario.es. Tener acceso a “las redes de la información” no te convierte en nadie mejor informado ni mucho menos en alguien que a través del pensamiento crítico haya sacado conclusiones acertadas

Me quedo con la conclusión que el articulista hace:

“Por desgracia, la brecha que describe Sartori entre el votante ideal (informado y reflexivo) y el votante real (poco o mal informado, emocional, ideologizado) de las democracias representativas realmente existentes parece difícil de salvar. Pero en ningún caso lo lograremos si preferimos los titulares a la realidad”

Ah… para que a nadie le quede duda esta es la información publicada en la web municipal acerca del estado de deuda de este Ayuntamiento. Información que se puede contrastar como veraz, en los Presupuestos municipales también publicados y en las Cuentas Generales aprobadas, publicadas y fiscalizadas. Esto no es opinión, es la realidad pura y dura de los números. Se diga lo que se diga en la red, los medios de comunicación o las conversaciones con los amigos.

Esta entrada fue archivada en Que país. Enlazala aqui permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>