Manuel Valls: “La izquierda puede morir si no se reinventa y renuncia al progreso”

Posted on 24 julio, 2014 by oscar

Quien lea mi blog o quien bucee ahora en los archivos del mismo descubrirá que era un “fan” tanto de Manuel Valls como de Matteo Renzi, desde antes de que ganaran o alcanzaran posiciones de poder dentro de sus partidos o gobiernos. Por supuesto que hay cosas que me gustan más de ellos y otras menos, pero de los dos destacaría su profundo reformismo y su valentía para enfrentarse al inmovilismo, especialmente por la parte que les toca de la izquierda.

La entrevista de El País de ayer a Manuel Valls pone encima de la mesa, más allá del detalle de las propuestas que hace, algo esencial para recuperar la capacidad de la izquierda de gobernar y cambiar las cosas: la importancia de combatir el conservadurismo. El de la derecha y el que no lo es, porque que el conservadurismo no es patrimonio exclusivo de la derecha.

Nuestras sociedades han cambiado mucho y han generado nuevos retos y muchas nuevas dificultades, que desde la izquierda deben afrontarse sin miedo a “los corporativismos o a los rentistas”, como expresa con acierto Manuel Valls en la entrevista. ¿Significa esto que la izquierda debe girar a la derecha? No. Se trata de que la izquierda tiene que dar soluciones reales con eficacia y rigor, sin renunciar a la búsqueda de la libertad, la igualdad y la solidaridad como horizonte. Y para que ello le toca enfrentarse no sólo a la derecha neoliberal e insolidaria sino también a la izquierda conservadora, que no sólo es la que se denomina en Francia “izquierda de la izquierda” y que sigue planteando soluciones quiméricas imposibles de aplicar en sociedades postindustriales, sino también la izquierda que se encuentra cómoda en el actual estado de las cosas, siendo una de las patas de un sistema que esta crisis ha demostrado no sólo injusto sino también ineficaz. Para buscarle un lugar de ubicación a esta forma de ver las cosas, dentro de los parámetros clásicos de la ciencia política, puede valer la expresión que Borrel acuñó para situar su proyecto: en el centro de la izquierda.

Y una expresión que me ha gustado también como definición y objetivo: queremos ser la izquierda que funciona. Ahí está el quid de la cuestión. Necesitamos una izquierda que funcione y que haga posible servicios públicos universales, gratuitos y de calidad. Que permita aumentar no sólo el gasto educativo, sanitario… sino también la eficiencia del sistema público. Que construya una administración pública ágil y transparente. Que elimine la politización de la justicia. Que haga desaparecer duplicidades de competencias. Que acabe con aforamientos y privilegios y que refuerce el sistema democrático. Y que haga todo eso con honestidad, con capacidad y sin mentir a la ciudadanía prometiendo paraísos en la Tierra. Una izquierda que hipoteque el futuro con políticas cortoplacistas. Ese es el espacio de la izquierda reformista que yo creo que hay que construir. Lo que no quiere decir que vaya a tener éxito, apretados entre una izquierda populista que recoge la rabia social de la calle ante la crisis y una derecha no menos populista, que recoge el miedo de una parte importante de la sociedad ante esa izquierda populista. Pero no por ello hay que dejar de hacerlo. Matteo Renzi y Manuel Valls lo están intentando. De momento Renzi con mejores resultados… ¿Lo  haremos aquí también? Pronto lo veremos, porque queda poco tiempo…

Esta entrada fue archivada en Mundo mundial, Que país. Enlazala aqui permalink.

2 Responses to Manuel Valls: “La izquierda puede morir si no se reinventa y renuncia al progreso”

  1. Luis Vioque says:

    Me parece un análisis muy acertado por tu parte Oscar, y suscribo todas y cada una de las frases expuestas por ti.

    Yo, que he pasado por fases en la que me he sentido huérfano, políticamente hablando, he visto en esta reflexión tuya, quizá, lo que desde hace tiempo vengó mascullando para mi. Como cualquier progresista de la actualidad yo no me conformo con un proyecto de continuidad, pero tampoco deseó una quimera a la que agarrarme, deseó un proyecto y unos planteamientos reales y encaminados al progreso y a la igualdad entre iguales.
    Hoy por hoy he decidido volcar mi esperanza en gente nueva que líder en un cambio, y ese cambio quien únicamente puede llevarlo a cabo es la socialdemocracia.

    Esperó que Pedro Sánchez sea ese nuevo Mateo Renzi español que ofrezca el discurso de la ilusión para esta época convulsa plagada de populismo e inmovilismo.

    Un saludo.

  2. Totalmente de acuerdo, ahora solo queda ver si se hace o no… :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>