Cuestión de prioridades

Posted on 8 abril, 2014 by oscar

Reproduzco aquí el editorial que he publicado en la Revista Municipal correspondiente a la primavera del 2014:

Entramos de lleno en la recta final de esta legislatura, en la que hemos trabajado no sólo dentro de un marco muy restrictivo en lo económico -con una reducción sustancial de ingresos y de subvenciones estatales o autonómicas- e inestable en lo político -la moción de censura ha sobrevolado este Ayuntamiento cada 15 días durante estos tres años- sino también sujetos al juicio implacable del intento de descrédito de todo lo que se relacione con la política o las instituciones, casi siempre articulado desde el populismo o el discurso ni-ni (ni izquierdas ni derechas, son todos iguales). Y no es justo.

No se puede pretender equiparar a los vecinos que desde el Ayuntamiento intentamos aplicar una gestión diferente a la que se lleva aplicando decenas de años, con los Bárcenas, la Gurtel, los ladrones de los Eres o los indecentes de Bankia. No. No es aceptable que se quiera asimilar a los que tienen cuentas en Suiza con quienes mostramos públicamente nuestras declaraciones de bienes, las cuales además son fácilmente comprobables, tanto en los registros públicos como mirándonos de cerca: somos gente normal, con vidas y problemáticas comunes y con un limitado poder adquisitivo.

Sé que a veces diciendo esto chocas contra un muro, porque en el país del 25% de economía sumergida y del “mejor sin iva” se nos señala -interesadamente- a todos los que creemos que hay defender desde las instituciones la política como una herramienta para mejorar la sociedad, como parte de una élite de privilegiados: la clase política. Pues aquí al menos, en este caso concreto, se confunden: los concejales que ejercemos labores de gobierno de este pueblo, conmigo a la cabeza, sólo pertenecemos a una clase. La misma que la de la inmensa mayoría de trabajadores y asalariados de este país: la de la gente común.

En estos años hemos demostrado que hay otra forma de afrontar la dura crisis y los obligados recortes económicos. Por poner algún ejemplo, pudimos haber optado por reducir el gasto social, los servicios educativos, juveniles, deportivos o culturales. Pero no lo hicimos. Podemos también utilizar los recursos disponibles en cosas muy vistosas como nuevas rotondas con estatuas, pero optamos por mantener psicólogos y clases de apoyo en el colegio para ayudar a los niños con más dificultades. Podíamos haber subido los impuestos, pero hemos preferido contener el gasto y no dejar ni una sola factura en los cajones. También se podía haber gastado más en fiestas, pero hemos preferido invertir en juventud y cultura. Es una cuestión de prioridades. ¿Discutibles? Por supuesto. Seguro que nos hemos confundido en muchas cosas y que debíamos, a lo mejor, haber hecho otras. Pero de lo que estamos seguros es de que hemos demostrado aquí, en Manzanares El Real, a pie de calle, que los progresistas sabemos gestionar con eficacia el dinero de todos, también en tiempos de crisis, sin perjudicar a nuestra gente, a las clases populares de este pueblo y este país. Y si hemos sido capaces de hacerlo con sólo cuatro concejales de 13, no me quiero ni imaginar lo que haríamos con mayoría absoluta… :)

Esta entrada fue archivada en Cosas de casa. Enlazala aqui permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>