Y no pasa nada… (reflexiones prenavideñas)

Posted on 12 diciembre, 2013 by oscar

Se acercan las navidades -pese a que el anuncio de la lotería de este año invite a pasar corriendo por estas fechas- y es el tiempo de recibir mensajes de felicitación y saludas de gente con la que no sueles tener contacto durante mucho tiempo, aunque el “guasa” ayuda a mantener un contacto informal más cotidiano y fácil que el de antes. Y a veces uno manda fotos o recibe imágenes de recuerdo de lo que uno era o hacía cuando los tiempos se movían en analógico y se llamaba a los amigos pulsando el telefonillo de su casa. Además, en estos días en que dedico mucho tiempo a mover muebles y trasladar libros, uno encuentra alguna foto que le llama la atención. Y si es un retrato propio de fotomatón pues más…, porque dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor. Yo creo que no tiene porque ser así, pero cuanto menos, no eso no hay duda, fue diferente.

Y aquí se lo muestro. Este soy yo con mi carita de jovencito…

… dispuesto, pese al gesto, no a comerme el mundo como otros, sino simplemente a intentar mejorarlo. Y en eso sigo, se lo prometo. Con éxito desigual según los días, es verdad, pero convencido de que es posible dejar un mundo un poco mejor a nuestros hijos. Solo hay que ponerse a ello.

Y como me he puesto profundo, aprovecho para hacer una reivindicación muy personal para el año 2014 al que nos dirigimos. La de los que somos personas normales, ni excesivamente listos, ni excesivamente guapos, ni cachas, ni “cum laude” ni nada…, simplemente normales, hijos de nuestra madre y nuestro padre, con nuestras contradicciones y nuestras miserias, con nuestros días buenos y peores, con subidas y bajadas… pero con una total y absoluta vocación de tirar “p´alante”, vivir y actuar con la machadiana convicción de “ser, en el buen sentido de la palabra, bueno”. ¿También tenemos derecho a ser así, no? No hay una canción mejor que está de Manel que exprese, en ese idioma tan bello como el catalán, lo que pienso. Que “les guapos son els raros, i no passa res. Que los guapos son los raros, y no pasa nada”.

Por si tienen alguna duda de la letra, aquí se la dejo pegada en el idioma hermano, el castellano.

Un hombre con gafas de pasta gruesas pasea por el puerto nervioso. Y hace más de una hora que su mujer espera al doctor ramón. Que hoy se ha llenado de coraje y han decidido operarle el cuerpo. La mujer se quiere quitar papada y el hombre se hará hacer una polla más gorda. Pero, no saben que ser atractivos también puede comportar vivir en una pesadilla. Y los dos cantan de puta madre, mucho mejor que yo, que hacen canto coral. Y bailan sardanes en la Plaza de San Jaime y lo hacen de cojones.
Pepe es un chico que ha echado barriga, y se pasa el dia tumbado en la cama. Hoy se rodean de tres médicos y un joven becario con bisturí. Con un permanente delimitan la esencia grasosa que le quitarán.Él sueña con coger un wakiki rodeado de señoras que marcan tetas. Pero, pepe no sabe que algunos bien plantados también viven en una pesadilla.
Y el tio organiza encuentros de amigos del 600, y él tiene uno rojo. Y cuando sube al pueblo los niños le piden que les lleven a dar una vuelta
No saben que los guapos son los raros. Lo sabe todo el mundo, pero nadie lo dice. Tampoco se gustan y tienen complejos por ser diferentes. Y no saben que los guapos desafinan, no tienen swing y no bailan bien. Tambien se preocupan y tienen psicólogos, y no pasa nada. Y no pasa nada, y no pasa nada.

Esta entrada fue archivada en Música, Un poco de todo. Enlazala aqui permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>