Cataluña y España tras el 11 de septiembre.

Posted on 12 septiembre, 2013 by oscar

Que existe una determinación, no se si mayoritaria pero si muy amplia por la independencia de Cataluña, es algo que no se puede negar ni obviar con argumentos jurídicos o de orden constitucional. Entre otras cosas, porque nuestra historia más reciente ha demostrado que la Constitución se puede cambiar en 24 horas, como se hizo de forma vergonzante y vergonzosa para ceder a los dictados de Bruselas y ceder nuestra soberanía. Y que estamos ante una situación muy compleja, que tiene mala vuelta atrás y que le puede -y tal vez debe- estallar en la manos a los que han manipulado y alimentado de forma totalmente interesada esta situación -y me refiero a CiU y a los que desde “Madrid” fabrican independentistas con una facilidad asombrada e irresponsable-, también.

Yo siempre he apostado, con muchas dudas, con muchas variables y con toda la prudencia, por un modelo federal que recoja dos principios basicos: el respeto a las diferentes identidades y sensibilidades de las gentes y pueblos que convivimos en este país y la solidaridad e igualdad entre dichas gentes y pueblos. Causa que no me queda la menor duda que es ultraminoritaria y que queda aplastada -y más a partir de ahora- entre las dos olas que quieren inundar todo: el nacionalismo independentista que quiere romper y el centralismo unionista que no contempla dicha ruptura.

La transición española, con sus consensos y componendas que quedaron reflejadas en la Constitución Española de 1978, ha quedado completamente rota y desfigurada. Por un lado en el modelo de estado, con las instituciones desprestigiadas, el modelo de partidos/sindicatos/patronales haciendo agua por todos lados, la monarquía… que decir de la monarquía…, y claro está, el estado de las autonomías en un deriva sin freno. Y por otro, el modelo social o el mínimo estado del bienestar del que nos dotamos a partir de los 80 y que emanaba de nuestra Constitución que nos declaraba como “estado social y democrático de derecho”  desmantelado con la excusa de la crisis para imponer ya sin cortapisas un modelo ultraliberal y desregulador.

Por tanto, mal escenario tenemos en un país donde unos quieren desmontar su estructura y otros están desmontando nuestras vidas, sin explicarnos ni unos ni otros como va a ser el día después para los 48 millones de mujeres y hombres que vivimos en lo que todavía se llama España.

Esta entrada fue archivada en Que país. Enlazala aqui permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>