De series míticas… y The West Wing.

Posted on 23 mayo, 2013 by oscar

Una de las cosas que más me gustan son las series. Creo que alguna vez lo he contado ya. En general me gustan casi todas o al menos no las menosprecio, pero especialmente me van las policiacas norteamericanas. Desde los tiempos de Canción Triste de Hill Street, que veía a escondidas por culpa de esos “dos rombitos” aguafiestas que salían al principio, es un género que me ha cautivado y que me ha llevado también a ser un lector empedernido de novela negra. Luego me fui sumando también al mundo paralelo de las series de abogados – como La ley de Los Ángeles-, pero especialmente sigo siendo fiel a las de policías. Pero no cualquier serie, nada de machadas tipo Miami Vice -mala la serie, peor aún la película revival- y cosas similares.

Pero si hay una serie que me hace sentarme delante de la tele o el ordenador es, en todas sus temporadas y sagas, Ley y Orden, que ha pasado aquí por una serie menor pero que en los Estados Unidos ha sido emitida desde hace más de 20 temporadas y ha generado adaptaciones en Inglaterra y Francia o historias derivadas a través de algunos de sus personajes. El realismo y las pocas concesiones al espectáculo -entendido este por los efectos tipo CSI- gracias a un protagonismo fundamental dentro las tramas de la compleja personalidad de sus personajes, hace que no tenga la menor duda de que Ley y Orden es una serie diferente, pero también mejor.

Pero hay otras series que me han cautivado dentro de este género. En la actualidad hay tres emitiéndose que me llaman la atención: Homeland, El mentalista y The following. Esta última, me ha gustado mucho mucho…, se la recomiendo, la emiten en La Sexta los miércoles por la noche.

Claro que no todo van a ser series de policias. Otras como Big Bang Theory o Modern Family también merecen perder un rato delante de la caja tonta para sonreír un poco.

No puedo, sin correr el peligro de que me caiga un rayo en la cabeza por sacrílego, no mencionar hablando de series a la mejor serie jamás vista en la historia de la televisión. No, no se trata de Perdidos –que tampoco ha estado nada mal-, sino de la mejor historia jamás contada: EL ALA OESTE DE LA CASA BLANCA -The West Wing-. Todas y cada una de sus siete temporadas, cada uno de sus capítulos, te hacen soñar con trabajar en una administración demócrata presidida por alguien como Josiah Burtlet. Esta serie logra dos cosas, que pierdas muchos prejuicios baratos sobre el modelo político norteamericano y que dejes de reírte de la carrera artística de Row Lowe. ¡Viva el Presidente Burtlet! ¡Yes, we can!

Lo dicho. No vean en los 50 minutos de un capítulo un género menor. Gracias a muchas de estas series tienes la oportunidad de ver verdaderas obras de arte en algunos casos o al menos un gran momento de entretenimiento.

Esta entrada fue archivada en Series TV. Enlazala aqui permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>