POR LA REGENERACIÓN

Posted on 19 febrero, 2013 by oscar

Con todo estos datos: los emails, los informes de la Fiscalia, las declaraciones ante el juez, cuentas en Suiza, el blanqueo de dinero…, creo ya toca que se asuman responsabilidades directas. Esto vale, tanto para Rajoy y la cúpula del PP –¿sorprendente el apoyo ciego de Arenas a Bárcenas?– como para el Rey y la Casa Real. Igual que para otros tantos casos en nuestro país -Pujol, ERES…-, donde la moralidad lamentablemente anda por los suelos, no de ahora sino ya desde los tiempos del Lazarillo de Tormes y seguro que mucho antes. Y es que, no hay duda, que el que en su curro se lleva los bolis y los folios, tiene madera para que cuando le asciendan a comercial rebañar de las dietas con tickets de comida falsos y así escalando poco a poco, si un día llega a un cargo de responsabilidad, pues se lleve el porcentaje a medias de la constructora, ya sea desde el lado público de la gestión o desde el privado.

Cuando en un país esto está a la orden del día, cuando desde la jefatura del estado se hacen negocios turbios ¿cómo pedir una necesaria regeneración social que acabe con la economía sumergida, las facturas del fontanero pagadas sin IVA o los sobresueldos en sobre -que ahora ya pillo porque se llama sobresueldos también- en la cúpula del PP o en el bar de la esquina? ¿cómo exigir a los poderes públicos que es necesaria una nueva transición  cuando está demasiado generalizado el pillaje y la picaresca también entre la ciudadanía? ¿cómo pedir a los ciudadanos ajustes y recortes cuando el Jefe del Estado y el propio Presidente del Gobierno han propiciado, por activa o por pasiva, el fraude a la hacienda pública?

Cuando uno hace estas reflexiones, en voz alta o en voz baja, se puede llegar a pensar que la única salida pasa por la emigración hacia otros climas. Pero creo que no, que lo que toca es luchar por una verdadera democracia en una sociedad sana, desde el máximo puesto de responsabilidad pública hasta el último ciudadano de a pie. ¿Y cómo hacerlo? Primero no resignándonos y después no engañándonos: el problema de España no es la política, el problema de España somos los españoles, es decir España de abajo a arriba y de arriba a abajo. No vale echar la culpa a terceros.

¿Por dónde empezamos? Propongo la abdicación del Rey y la imputación de la Infanta como gesto ejemplarizante, continuando con la apertura de un verdadero proceso constituyente que tenga como objetivo la regeneración social y nacional de España y la lucha contra el fraude. Contra todo el fraude: el político, el económico, el social, el fiscal…, ¿Utópico? Sin duda, pero que le vamos a hacer.

Y alguno me dirá ¿y tu que haces ocupando un puesto de responsabilidad pública pensando esto? Pues eso precisamente: ocupar un puesto de responsabilidad pública con toda la honestidad del mundo intentando en mi ámbito, con toda la dedicación posible y los mimbres legales y sociales con que cuento, combatir ese fraude. Y aportar, donde me dejan y cuando me dejan, mi grano de arena para que este país, España, deje de ser lo que ya era en los tiempos del Lazarillo. Porque entre Bárcenas o Urdangarín y el que roba los folios en su trabajo o no paga el IVA al fontanero, la única distancia que existe es la de la oportunidad. Mientras no tengamos esto claro y hagamos propósito real de enmienda, mal nos va a ir.

Esta entrada fue archivada en Que país. Enlazala aqui permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>